cardiodiabetes

Toma de su propia tensión en su domicilio

Cuando se tome la presión arterial en su casa con el aparato de automedida (AMPA) obtendrá dos cifras: la correspondiente a la presión arterial sistólica (es el valor más alto) y la correspondiente a la presión arterial diastólica (es el valor más bajo). Ambos valores deben ser registrados.

Además de las dos cifras de presión arterial, el aparato le va a dar la frecuencia cardiaca o número de veces que se contrae el corazón en un minuto; esta cifra también debe ser registrada.

Es importante realizar repetidas automedidas de la presión arterial para obtener el mayor rendimiento de esta técnica, por lo que las realizará tantas veces como le haya indicado su médico/a o su enfermero/a.

El resultado de la automedida no debe llevarle a tomar decisiones sobre el tratamiento, sino que será el médico quien, en caso preciso y en función de los valores obtenidos, lo podrá modificar.

En caso de duda sobre el funcionamiento, la técnica o las cifras obtenidas, excesivamente altas o bajas, deberá comunicarlo a su equipo asistencial y en el resto de los casos lo comunicará con la periodicidad establecida.

El instrumento adecuado para la medida de la presión arterial es un aparato electrónico automático. Para la adquisición del aparato debe seguir las recomen¬daciones de su médico. Aunque hay diferentes modelos,' es aconsejable uno que esté validado por los organismos científicos pertinentes.

El aparato requerirá un mantenimiento y/o calibración periódica, según las instrucciones del fabricante, y el manguito deberá tener un determinado tamaño, según el diámetro de su brazo.

¿Qué ventajas aporta la automedida de la presión arterial?

Las cifras de la presión arterial obtenidas por automedida reflejan mejor el comportamiento real de la presión arterial que las cifras obtenidas en la consulta, y también informan mejor de las repercusiones en el organismo de la misma, permitiendo realizar un diagnóstico y un seguimiento más adecuados en las personas que presentan el efecto de la "bata blanca".

Su participación activa como paciente en el control de su propia hipertensión arterial le ayudará a un mejor control de la misma y a la mejora de su salud.

¿Cómo se debe realizar la técnica de la automedida?

•  Debe realizar siempre la medida en el brazo que aporte cifras de presión arterial más elevadas, para lo cual su médico/a o enfermero/a deberá primero tomarle la presión arterial en los dos brazos y le indicará el brazo en que debe medirla usted en su casa.

No debe realizar la medida hasta pasada entre media hora y una hora después de comer, beber o de realizar ejercicio físico intenso.

Evitará la automedida en caso de dolor o situación de estrés o nerviosismo.

Es importante que no tenga ganas de orinar antes de realizar la automedida de la presión arterial.

No debe consumir alcohol, café o tabaco durante la hora previa.

Cuando se tome la tensión arterial, procurará que el ambiente sea tranquilo, sin ruidos y con temperatura agradable.

Reposará sentado, al menos 5 minutos, antes de realizar la automedida.

El manguito se colocará en posición adecuada, es decir, 2-3 cm por encima de la flexura del codo.

Durante la medición evitará hablar y mantendrá una postura cómoda y relajada, procurando apoyar la espalda y evitando cruzar las piernas.

El brazo en el que se realizará la medición no debe tener ropa que lo comprima, y estará en posición correcta, a la altura del corazón y apoyado sobre la mesa.

No debe mover el brazo mientras se realice la automedida.

Al realizar las medidas ha de seguir las instrucciones aportadas por su equipo asistencial y el fabricante.

Debe leer correctamente los datos que aparezcan en la pantalla del aparato.

Debe apuntar cuidadosa e inmediatamente tras la medición los tres valores que aparecen en la pantalla, que corresponden a la presión arterial sistólica, a la presión arterial diastólica y a la frecuencia cardíaca, así como la hora del día y fecha de cada medida.
volver al índice de cardiodiabetes