cardiodiabetes

Cómo se diagnostica la enfermedad coronaria

Historia Clínica y Examen Físico

En la mayoría de las ocasiones es posible saber de una forma sencilla si usted padece angina o infarto, por el tipo de molestias que usted refiere. Por ello es de gran importancia que las cuente con precisión, detallando, dónde las tiene, hacia dónde se irradian, cuánto duran, en qué circunstancias aparecen (con el esfuerzo, en reposo, en determinadas horas del día o en la noche, con la actividad sexual, con las emociones, etc.).

Resultará también de interés conocer si sus molestias han empezado en las últimas semanas, así como las circunstancias que las hacen mejorar o desaparecer. Otros datos interesantes son: el ahogo, el cansancio excesivo, las palpitaciones y cualquier otra molestia que puede presentarse.

Con respecto a su vida anterior, al médico le interesará saber si es usted fumador, si ha tenido la tensión arterial alta, si le duelen las pantorrillas al andar, o si ha tenido cifras altas de azúcar (diabetes) en la sangre o el colesterol. También es importante conocer si sus familiares próximos han padecido enfermedad coronaria, diabetes o hipertensión.

Entre estos datos de la exploración médica que usted debe conocer, el más importante es la tensión arterial. Debe saber que las cifras de ésta varían a lo largo del día, están en relación con su estado emocional (tranquilo, nervioso), con el ejercicio físico previo, la digestión y muchas otras circunstancias.

Pruebas Especiales

Además de estos datos se necesitan otras pruebas para confirmar el diagnostico y conocer el grado de evolución de su enfermedad, e incluso para valorar las diferentes posibilidades del tratamiento. Las distintas pruebas que se describen a continuación no tiene por qué hacerse obligatoriamente a todos los pacientes; el médico es el que debe decidir y proponer las más apropiadas para cada caso.

Electrocardiograma

Su corazón produce una pequeña corriente eléctrica en cada latido. Esta corriente puede registrarse mediante un aparato denominado electrocardiógrafo y el dibujo que se obtiene, se denomina electrocardiograma (E.C.G.).

El E.C.G. se realiza conectando los cables del electrocardiógrafo a la piel, por medio de unas placas metálicas (electrodos) sujetas a los tobillos, muñecas y pecho del paciente.

· Acostado y relajado.
· Respirando normalmente.
· Sin mover los brazos o las piernas, ni hablar.

Esta prueba no causa ninguna molestia.

Con el ECG se pueden diagnosticar la gran mayoría de los infartos de miocardio. Permite también conocer aproximadamente su localización y tamaño del ritmo cardíaco. Sin embargo, debe saber que muchos enfermos con angina de pecho tienen un E.C.G. normal, cuando se realiza fuera de los episodios de dolor.

Radiografía de tórax

Esta prueba consiste en obtener una imagen de los órganos que se encuentran en el interior de la caja torácica (pecho). Aunque no permite el diagnóstico de la angina o el infarto se pueden obtener datos sobre el tamaño del corazón, así como de las posibles repercusiones de la enfermedad cardiaca sobre el plumón. Esta prueba tampoco produce molestias.

Análisis de laboratorio

El análisis de sangre puede ser de utilidad por varios motivos. En primer lugar, para conocer las cifras de ciertas sustancias relacionadas con la enfermedad, que ayudan a llegar al diagnóstico de infarto agudo de miocardio en los primeros días.

Prueba de esfuerzo

Sirve para determinar el nivel de esfuerzo que puede tolerar el corazón, Además de ayudar al diagnóstico correcto, la prueba de esfuerzo o ergometría es muy útil para valorar la eficacia del tratamiento después de un infarto agudo de miocardio.

La prueba de esfuerzo se puede realizar andando sobre una cinta sinfín (tapiz rodante) o bien pedaleando en una bicicleta parada. Durante el período de esfuerzo se controlan la tensión arterial y el electrocardiograma (a través de un monitor y unos cables). De esta forma se puede descubrir la falta de riego en el corazón, así como los trastornos del ritmo cardíaco o de la tensión arterial. La forma adecuada de colaborar en una prueba de esfuerzo es intentar efectuar el máximo ejercicio, llegando incluso al límite del cansancio. Con ello aparecen a veces dolor en el pecho, de características parecidas al que usted tuvo en otras ocasiones. La reproducción del dolor es uno de los objetivos de la prueba, por esos debe comunicárselo de inmediato al médico. Su aparición no entraña riesgo ya que desaparece al detener la prueba.

Antes de realizar la prueba el personal responsable le dará instrucciones acerca del tipo de comida que puede hacer en las horas previas a la misma, si es necesario o no suspender la medicación, el tipo de ropa y el calzado apropiado, así como de cualquier otro detalle esencial.

En ocasiones, la prueba de esfuerzo se complementa inyectando una sustancia (isótopo) en la vena. Esta sustancia que no tiene ningún peligro, emite una pequeña radiación que puede registrarse en una placa parecida a una radiografía. Las pruebas con isótopos sólo son necesarias en casos seleccionados.

Ecocardiograma

Es una prueba en la que se utilizan ultrasonidos para obtener una imagen del corazón; con ella se puede conocer su tamaño y forma, así como el movimiento de las pareces y de las válvulas cardíacas. Sin embargo, las arterias coronarias no se pueden ver. Una de las aplicaciones de esta prueba es observar cómo se contrae el corazón después de un infarto de miocardio.

La prueba dura de 15 a 30 minutos, debiendo permanecer acostado y tranquilo; se le pondrá en el pecho una pasta y sobre ella se colocará un pequeño aparato (transductor) que sirve para transmitir la imagen del corazón a la pantalla.

Para que la imagen sea lo más clara posible hay que deslizarlo sobre el pecho, apretando ligeramente, pero al prueba no es dolorosa.

En algunas ocasiones será preciso realizar esta prueba a la vez que se hace un esfuerzo (ecocardiograma de esfuerzo).

Holter

Esta técnica consiste en registrar su electrocardiograma durante 24-48 horas en una grabadora que se lleva colocada en la cintura y conectada a unos cable (electrodo) pegados en el pecho. El electrocardiograma grabado en la “cassette” se estudia después en el analizador correspondiente.

Cuando se le coloque el Holter se le entregará una hoja con sus datos personales y se anotará la hora de comienzo de la grabación. En esta hoja-diario debe anotar usted la hora en que se producen los síntomas, si los hubiere (dolor, mareo, palpitación), con el fin de comprobar como era el electrocardiograma en ese momento.

Este método no le causará molestias y es de gran ayuda para el diagnostico de las alteraciones del ritmo cardíaco (arritmias) y en determinadas formas de angina de pecho.

Cateterismo cardíaco

Mediante esta prueba se obtienen datos muy precisos sobre el funcionamiento del corazón, algunos de ellos imposibles de obtener por medio de las pruebas que acabamos de mencionar.

Fundamentalmente, se realiza para ver con claridad las arterias coronaria y las lesiones que pueden tener.

Para obtener esta información es preciso introducir por la ingle, o por el brazo, unos tubos finos (catéteres) que a través de una vena o una arteria llegan hasta el corazón. A través de ellos se miden las presiones y se inyecta un líquido (contraste) para ver las cavidades del corazón y las arterias coronarias.

Esta prueba se realiza en una sala especial denominada “Sala o laboratorio de Hemodinámica”, que tiene un aparato de Rayos X. Los catéteres se introducen con anestesia local y el procedimiento no resulta excesivamente molesto. Cuando se inyecta el contraste se puede percibir una sensación de calor, que siempre será tolerable y pasajera.

Esta prueba es necesaria en algunos pacientes para decidir el tratamiento que se debe seguir en el futuro y siempre que se plantee una operación sobre las coronarias.

Nuevas pruebas se van añadiendo cada día. Otras pruebas menos invasivas que el cateterismo cardiaco van apareciendo como los estudios gammagraficos de perfusión miocárdica. (SPECT).

Estudio destinado a investigar la presencia de enfermedad coronaria. Se inyecta por vía intravenosa una pequeña cantidad de material radioactivo que se deposita en el músculo cardíaco en proporción al flujo sanguíneo coronario (caudal de sangre que irriga la propia pared del corazón). El estudio consta en general de dos partes, una en la cual la inyección se realiza en condiciones de reposo y otra durante un ejercicio, habitualmente en días separados. También puede realizarse bajo efecto de fármacos que simulan las condiciones de esfuerzo en el corazón. De esa forma se puede ver cómo está prefundido el músculo cardíaco en cada situación y detectar la presencia de obstrucciones coronarias, su gravedad, la existencia de infartos y su localización. Si el estudio se adquiere en forma dinámica (modalidad llamada Gated-SPECT), es posible además evaluar la función de bombeo del corazón. Se utiliza para diagnóstico de enfermedad coronaria, evaluación de infarto de miocardio, control de angioplastia o cirugía de revascularización, entre otras aplicaciones.

La SPECT con perfusión miocárdica es altamente sensible para el diagnóstico de isquemia silente y permite determinar la localización, la gravedad y la extensión de la enfermedad coronaria. La ausencia de dolor y de alteraciones electrocardiográficas durante la prueba de esfuerzo no es un buen marcador diagnóstico para la existencia de isquemia silente. Los pacientes con isquemia silente detectada por SPECT tienen un riesgo 3.8 veces mayor de presentar lesiones significativas. Esto es fundamental en los pacientes con diabetes en los que el test de esfuerzo da muchos falsos negativos.( es decir no detecta algunos pacientes con enfermedad coronaria silente).

Preparación para el estudio: Ayuno de 2 horas. Es posible que deba suspender algunos medicamentos que pueda estar tomando para el corazón y evitar el consumo de café, té, mate y bebidas gaseosas desde el día previo al procedimiento. La duración de cada estudio es de 20 a 40 minutos.
Ramiro Antuña de Alaiz
Clínica Diabetológica
volver al índice de cardiodiabetes