cardiodiabetes

Insuficiencia Cardiaca Congestiva

La insuficiencia cardiaca, también denominada "fallo cardiaco" es un trastorno donde el corazón pierde su capacidad de bombear sangre con eficiencia. El término "insuficiencia cardiaca" no debe confundirse con paro cardíaco, una situación en la cual el corazón realmente deja de latir.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La insuficiencia cardiaca casi siempre es una condición crónica y duradera, aunque algunas veces se puede desarrollar súbitamente. Dicha condición puede afectar el lado derecho, el lado izquierdo o ambos lados del corazón.

A medida que se pierde la acción de bombeo del corazón, la sangre va regresar a otras partes del cuerpo como:

•  El hígado el tracto gastrointestinal y las extremidades
Insuficiencia cardiaca derecha.

Los pulmones
Insuficiencia cardiaca izquierda.

Muchos órganos no reciben suficiente oxígeno y nutrientes cuando se presenta insuficiencia cardiaca, lo cual ocasiona daño y reduce su capacidad de funcionar adecuadamente. Cuando ambos lados del corazón presentan la insuficiencia, la mayoría de las áreas del cuerpo pueden resultar afectadas.

Las causas más comunes de insuficiencia cardiaca son hipertensión (presión sanguínea alta) y enfermedad de la arteria coronaria (por ejemplo, un ataque cardíaco). Otras causas funcionales o estructurales de la insuficiencia cardiaca son las siguientes:

• Enfermedad de las válvulas del corazón
• Enfermedades cardiacas congénitas
• Cardiomiopatía dilatada
• Enfermedad pulmonar
• Tumor cardíaco

La insuficiencia cardiaca se vuelve más común con el aumento de la edad. De la misma manera se está en mayor riesgo de sufrirla si la persona tiene sobrepeso, diabetes, si es fumadora, consume alcohol o cocaína.

Síntomas

• Aumento de peso
• Inflamación de los pies y los tobillos
• Inflamación del abdomen
• Venas del cuello pronunciadas
• Pérdida del apetito, indigestión
• Náuseas y vómitos
• Dificultad respiratoria con la actividad o después de acostarse por un momento
• Dificultad para dormir
• Fatiga, debilidad, desmayos
• Palpitaciones
• Pulso irregular o rápido
• Disminución del estado de alerta o de la concentración
• Tos
• Disminución de la producción de orina
• Necesidad de orinar en la noche
• Los niños pueden sudar al comer (o al realizar otros esfuerzos).

En algunas personas, la insuficiencia cardiaca es asintomática, en cuyo caso los síntomas se pueden desarrollar sólo con estas condiciones:

• Infecciones con fiebre alta
• Anemia
• Ritmo cardíaco anormal (arritmias)
• Hipertiroidismo
• Enfermedad renal

Hallazgos en la Exploración:

Un examen físico puede revelar un ritmo cardíaco rápido o irregular. Puede haber distensión de las venas del cuello, aumento del tamaño del hígado, edema periférico (hinchazón de las extremidades) y signos de líquido alrededor de los pulmones (derrame pleural).

Escuchar el tórax con un estetoscopio puede revelar crepitaciones en los pulmones o sonidos cardíacos anormales. La presión sanguínea puede ser normal, alta o baja.

El aumento del tamaño del corazón o la disminución del funcionamiento del corazón se pueden observar en las siguiente pruebas complementarias, incluyendo los siguientes:

• Ecocardiograma
• Cateterismo cardíaco
• Radiografía de tórax
• Tomografía computarizada del tórax
• Gammagrafía nuclear del corazón (MUGA, RNV)
• ECG que también puede mostrar arritmias

Si se ha acumulado un exceso de líquido alrededor del saco que rodea el corazón (pericardio), es posible que sea necesario eliminar dicho líquido a través de una punción (pericardiocentesis).

Tratamiento

La insuficiencia cardiaca requiere la estrecha vigilancia por parte del médico. Esto significa concertar citas de seguimiento por lo menos cada 3 ó 6 meses, identificar y tratar cualquier trastorno subyacente y hacerse una evaluación periódica de la función cardiaca. Por ejemplo, de vez en cuando se realizará un ultrasonido del corazón o ecocardiograma para evaluar la eficiencia con la que el corazón bombea la sangre con cada latido.

Es también responsabilidad de la persona afectada realizarse cuidadosamente un auto examen y ayudarse a manejar la condición. Una manera importante de hacerlo es seguir diariamente un control del peso, ya que un aumento puede ser un signo de retención de líquidos y de que la función de bombeo del corazón está empeorando. Es necesario asegurarse de hacerlo todos los días a la misma hora, utilizando el mismo peso y preferiblemente desnudo o con ropas ligeras.

Otras medidas importantes:

•  Tomar todos los medicamentos siguiendo las recomendaciones y llevar consigo una lista de los mismos.

Limitar la ingesta de sal y de sodio.

No fumar.

Permanecer activo. Por ejemplo, caminar o montar en bicicleta estática todos los días . El médico puede sugerirle un plan de ejercicios sanos y efectivos de acuerdo con el nivel de insuficiencia cardiaca que se posea y con base en los resultados de las pruebas que evalúan la fortaleza y función del corazón. NO se debe hacer ejercicio los días que se note aumento de peso a causa de la retención de líquidos o si se siente malestar.

Si se tiene sobrepeso es necesario reducirlo.

Descansar lo suficiente después del ejercicio, después de comer y de otras actividades, ya que esto permite que también el corazón descanse.

Consejos para disminuir la ingesta de sal y de sodio

Buscar alimentos en cuyas etiquetas se lea "bajo en sodio", "libre de sodio", "sin sal añadida " o "libre de sal". Es necesario verificar el contenido total de sodio en las etiquetas de los alimentos y ser especialmente cuidadosos con los alimentos enlatados, empacados o congelados que suelen llevar gran cantidad de sal.

No se debe cocinar con sal ni añadir ningún tipo de sal a los alimentos que se están ingiriendo, en lugar de ella se debe sazonar con pimienta, ajo o limón.

Se recomienda evitar los alimentos con un alto contenido natural de sodio como las anchoas, las carnes (particularmente las carnes curadas, el tocino, los perros calientes, los chorizos, la boloña, el jamón y el salami), las nueces, las aceitunas, los embutidos, el tomate y el queso.

Es necesario tener cuidado cuando se come fuera de casa. Se recomienda consumir alimentos al vapor, a la parrilla, horneados, cocidos y asados sin sal ni queso.

Las ensaladas deben consumirse con aceite y vinagre y no con salsas embotelladas.

A la hora del postre se recomienda la fruta fresca y los sorbetes.

Entre algunos de los medicamentos cuya prescripción será considerada por el médico se incluyen:

•  Los inhibidores ECA como el captopril y el enalapril y otros pues estos medicamentos abren los vasos sanguíneos, disminuyen la carga de trabajo del corazón y se han convertido en una parte importante del tratamiento.

Los diuréticos, de los cuáles existen varios tipos de ellos incluyendo los tiazídicos, los diuréticos del asa y los diuréticos ahorradores de potasio; estos liberan el cuerpo de líquido y de sodio.

Los glucósidos digitálicos: aumentan la capacidad del corazón para contraerse de una manera adecuada y previenen los problemas del ritmo cardíaco.

Los bloqueadores de los receptores de angiotensina (ARBs), como el losartan y el candesartan, que al igual que los inhibidores ECA, reducen la carga de trabajo del corazón; este tipo de medicamentos son especialmente importantes para aquellas personas con baja tolerancia a los inhibidores ECA

Los betabloqueantes: estos medicamentos son especialmente importantes para aquellas personas con antecedentes de enfermedad de arteria coronaria

En algunos casos de insuficiencia cardiaca congestiva se hace necesaria la hospitalización y es posible que a estos pacientes se les administre oxígeno y medicamentos intravenosos como vasodilatadores y diuréticos.

Los casos graves de fallo cardiaco requieren medidas más drásticas. Por ejemplo, el exceso de líquido se puede eliminar a través de una diálisis y la ayuda circulatoria se puede brindar por medio de dispositivos, como la bomba con balón intraaórtico (IABP) y el dispositivo de asistencia ventricular izquierdo (LVAD). Estos dispositivos pueden salvar la vida del paciente, pero no son soluciones permanentes. Los pacientes que se vuelvan dependientes del soporte circulatorio necesitarán un trasplante de corazón.

Pronóstico

La insuficiencia cardiaca es un trastorno grave que conlleva la reducción de la expectativa de vida del paciente. Muchas de las formas de insuficiencia cardiaca son bien controladas con medicamentos y con la corrección de trastornos subyacentes.

Por lo general, la insuficiencia cardiaca es una enfermedad crónica y puede empeorar con las infecciones o con otros factores físicos que generan estrés al corazón.

Complicaciones

• Edema pulmonar
• Insuficiencia total de la función del corazón (colapso circulatorio)
• Arritmias, incluyendo las mortales

Los posibles efectos secundarios de los medicamentos utilizados que pueden ser:

Presión sanguínea baja (hipotensión),mareos y desmayos, dolor de cabeza, trastornos gastrointestinales como náuseas, acidez o diarrea ,tos ,calambres musculares, toxicidad por digitálicos, etc.
Ramiro Antuña de Alaiz
Clínica Diabetológica
volver al índice de cardiodiabetes