cardiodiabetes

 

¿Qué son las estatinas?

Las estatinas (STATINS) son un grupo de drogas prescritas para reducir el colesterol, proteger contra cualquier daño que pueda producirse por una enfermedad en la arteria coronaria y prevenir los ataques al corazón.

Las estatinas son extremadamente efectivas en disminuir las enfermedades del corazón y en prevenir la muerte. En cuanto a proporcionar beneficios a la salud a un amplio segmento de la población, las estatinas podrían ser consideradas como las drogas más importantes surgidas en los últimos tiempos. Prescritas de manera común, las estatinas incluyen lovastatina (Mevacor), simvastatina (Zocor), provastatina (Pravachol), fluvastatina (Lescol) y Atorvastatina (Lipitor).

Las estatinas proporcionan los mayores beneficios a personas con:

• Enfermedades del corazón.
• Diabetes.
• Altos niveles del colesterol y otros factores de riesgo para las enfermedades del corazón.

Tenga en consideración que usted no tiene que ser un paciente del corazón para poder beneficiarse de las estatinas. Es más, las estatinas puede que incluso aporten beneficios a las personas con niveles del colesterol moderados, ya que están en un grupo de elevado riesgo de padecer enfermedades del corazón. Estos altos factores de riesgo incluyen la diabetes, el consumo de tabaco, una alta presión sanguínea y un historial familiar de reciente acceso a una enfermedad del corazón coronaria. Usted necesita tener conocimientos de su propio perfil personal de riesgo cardiaco para decidir si puede obtener algún beneficio de este destacable grupo de drogas.

¿Cómo funcionan las estatinas?

Las estatinas bloquean una enzima que provoca que el hígado produzca colesterol y por lo tanto previenen la entrada de cantidades excesivas de colesterol en el flujo sanguíneo.

Los investigadores están identificando formas adicionales por las que las estatinas protegen al corazón y a los vasos sanguíneos. Las estatinas tienen propiedades antioxidantes (un antioxidante ayuda a prevenir el deterioro por la acción del oxígeno). Al prevenir la oxidación del colesterol LDL, las estatinas disminuyen la formación de placas. Las estatinas también tienen propiedades anti-inflamatorias; reducen la inflamación en las placas previniendo que éstas se rompan y formen coágulos que puedan llevar a un ataque al corazón. Las estatinas también actúan sobre las plaquetas y otros factores de la coagulación para reducir la formación de coágulos.

¿Existen inconvenientes por tomar estatinas?

Los inconvenientes por tomar estatinas no son de importancia. La cara seria de sus efectos es poco común. Rara vez, uno puede experimentar trastornos estomacales, gases, constipado y dolor abdominal o calambres. Normalmente, estos síntomas desaparecen cuando su cuerpo se ajusta a la terapia de las estatinas. Aunque extraño, puede aparecer toxicidad en el hígado. Si usted padece una enfermedad del hígado, la función de su hígado puede que necesite ser monitorizada. También raros son los músculos dolorosos y tiernos (una condición llamada miositis). Si usted experimenta dolor muscular o dolor general y debilidad, puede que necesite dejar de tomar la droga y someterse a un test sanguíneo de enzimas musculares.

¿Debería tomar estatinas?

Para responder a esta pregunta, primero tome en consideración su historial médico. Probablemente, debería tomar estatinas si usted:

•  Tiene diagnosticada una enfermedad del corazón, especialmente una enfermedad de la arteria coronaria.
Ya ha padecido un ataque al corazón.
Tiene diabetes.

Si usted no tiene una enfermedad del corazón ni diabetes, considere su perfil de factores de riesgo. Ciertos factores de riesgo aumentan la posibilidad de que desarrolle una enfermedad del corazón. Están incluidos:

•  El consumo de tabaco.
La hipertensión (definida como presión en la sangre de 140/90 ó más).
un historial familiar de enfermedad coronaria (si ha tenido a su madre, padre, hermana, hermano, hija ó hijo con enfermedad del corazón).
Un bajo nivel del colesterol HDL (por debajo de 40 mg/dl).
Su edad (los varones por encima de 45 años y las mujeres por encima de los 55 tienen un riesgo mayor).
Un elevado nivel de proteína reactiva C.

Cuantos más factores de riesgo tenga asociados a un elevado nivel del colesterol, mayor es su necesidad de una estatina: Por ejemplo, considere dos hombres de 50 años, ambos con un nivel de colesterol LDL de 130 mg/dl. El primero fuma, tiene alta la presión sanguínea, un historial familiar de enfermedad del corazón y un nivel de colesterol HDL por debajo de 40 mg/dl. El segundo no fuma, tiene una presión sanguínea normal, ningún historial familiar de enfermedad del corazón y un nivel de colesterol HDL por encima de 60 mg/dl. El primero es un candidato idóneo para una terapia de estatinas y el segundo no, incluso aunque ambos tengan el mismo nivel de colesterol LDL.

¿Qué pautas se deben seguir para tomar estatinas?

En general, usted se tomará una pastilla al día, después de una merienda fuerte o de la cena. Debido a que su cuerpo fabrica más colesterol por la noche que durante el día, tomar la droga estatina al anochecer es clave. Si se salta una dosis, no la tome doble al día siguiente; simplemente vuelva al régimen normal.

Se deben esperar varias semanas para ver los resultados de la terapia de las estatinas. Después de un plazo de seis a ocho semanas, acuda a su médico para medir su colesterol LDL. Esta medición será contrastada con una segunda medición del colesterol LDL para determinar si son necesarios algunos cambios en su régimen.

Si no puedo tomar una estatina, ¿qué alternativas tengo?

Si usted no tolera las estatinas, hay otros medicamentos disponibles que pueden ayudarle a reducir sus niveles de colesterol.

La niacina reduce el colesterol total, el colesterol LDL y los niveles de triglicéridos y aumenta los niveles del colesterol HDL (el colesterol bueno). Desafortunadamente, la niacina es mal tolerada por la mayoría de las personas. La niacina parece que será ,comercializada en España en el 2005
¿Los fibratos pueden ayudar a reducir los niveles de triglicéridos (los triglicéridos son lípidos que circulan por nuestra sangre). También aumentan los niveles de colesterol HDL (el colesterol bueno). Algunas fibratos más comunes son la clofibrato , el gemfibrocil y el fenofibrato

Los secuestradores de ácidos bíliares reducen los niveles del colesterol LDL. Sin embargo, estas drogas son poco usadas porque reducen los niveles del colesterol HDL y causan constipados. Los secuestradores de ácidos bílicos comunes incluyen la cholestyramina (Questran) y el colestipol (Colestid).
Bloqueadores de absorción del colesterol tales como la nueva droga el ezetemibe pueden ayudarle a reducir los niveles del colesterol, especialmente cuando es usada con una estatina.

Independientemente de si usted sigue una terapia de drogas para reducir el colesterol, los cambios en el estilo de vida son pieza clave para prevenir una enfermedad del corazón. Estos cambios incluyen reducir la toma de grasas saturadas y del colesterol, aumentar la actividad física y llevar un control del peso.

¿Cuál es el siguiente paso?

Hable con su médico sobre la conveniencia de probar las estatinas si usted padece una enfermedad del corazón o diabetes y no está tomándolas. Si usted no padece ninguna enfermedad del corazón ni diabetes, su médico le aconsejará hacer un perfil de lípidos completo (usted debería conocer las cifras de su colesterol total, colesterol LDL, colesterol HDL y triglicéridos). Discuta con su médico si los cambios en su estilo de vida pueden ser suficientes para mantener unos niveles del colesterol deseables o si debería tomar en consideración la terapia de las estatinas.
  Ramiro Antuña de Alaiz
Unidad de Tratamiento Educativo

Tradución: Valentín Fuente Blanco
volver al índice de cardiodiabetes