cardiodiabetes

 

Conozca más sobre el COLESTEROL «MALO» y «BUENO»

Existen dos clases principales de colesterol: LDL y HDL.

LDL: el colesterol «malo»

El colesterol ligado a las proteínas de baja densidad LDL se considera el colesterol malo o perjudicial porque sus niveles elevados se asocian con mayor incidencia de enfermedad cardiovascular.

Las partículas LDL cogen la grasa del hígado y la deposita en las paredes de los vasos sanguíneos en depósitos denominados placas. Las placas que contienen gran cantidad de grasa, pueden volverse inestables y entonces romper provocando un obstrucción sanguínea distal (trombosis) que según donde se localice puede dar lugar a infarto de miocardio o infartos cerebrales.

Para recordar el papel desempeñado por el colesterol LDL o “malo” el Instituto Nacional de la Salud de USA ha dado a conocer unos niveles de LDL RECOMENDADOS y estos niveles son importantes por:

1.  Es ya muy evidente con la pruebas que tenemos que niveles elevados de colesterol LDL se asocia a el infarto de miocardio y a los accidentes cerebro vasculares (ACV).

2. Aunque hay muchas otras causas para provocar una enfermedad coronaria se sabe que a cuanto más alto el nivel de colesterol LDL más alto es su riesgo

Conozca su cifra de LDL (El colesterol «malo»).

Esta cifra les proporciona a Vd. y a su médico un parámetro de buena salud cardiovascular algo parecido a la información que se recibe con la temperatura, el pulso o las cifras de tensión arterial.

El objetivo de colesterol LDL varía de unas personas a otras y el suyo estará basado en su historia médica actual y en cualquier otro factor de riesgo coronario que Vd. pueda tener. La persona “media” que no tiene diabetes no otros factores de riesgo deberá de intentar mantener el colesterol LDL por debajo de 130 mg/dL*. Si tiene diabetes por debajo de 100, pero si además tiene historia de enfermedad coronaria previa entonces por debajo de 70.

Así que si Vd. desconoce cual el objetivo para Vd. de el colesterol LDL, no dude en preguntarlo a su equipo médico.

El colesterol LDL es el “malo” recuerde que es el que ensucia estrecha y finalmente atasca sus arterias.

El colesterol es el “bueno” recuerde que es el que limpia sus arteria arrastrando fuera de su organismo el exceso de colesterol.

HDL: El colesterol «bueno»

El colesterol HDL se considera “bueno” porque nos protege contra las enfermedades cardiovasculares. Los expertos piensan que tener cifras elevadas de colesterol HDL es beneficioso pues trabajan como si fueran unos recolectores de basura, viajando por la sangre recogen colesterol de las placas de los vasos sanguíneos y lo transporta al hígado para ser destruido por los enzimas.

Para recordar la función del colesterol HDL piense en el como el colesterol “bueno” o saludable.

¿Qué causa bajos niveles de HDL?

Sus niveles de HDL son determinados principalmente por los genes que ha heredado de su familia. La mayoría de las personas con HDL superiores a 60 simplemente han tenido suerte de haber escogido a los padres “correctos”. Las mujeres por su naturaleza tienen niveles más elevados que los hombres.

Se consideran peligrosos niveles HDL inferiores a 40.

La causa más frecuente de bajos niveles de HDL es la obesidad. La grasa depositada en el abdomen está ligado a bajos niveles de HDL y a altos niveles de triglicéridos que son otro tipo de grasas sanguíneas.

La mayoría de los hombres y mujeres obesos presentan bajos niveles de colesterol HDL y cifras elevadas de triglicéridos. Esto se conoce como “dislipemia“ y es un componente importante del Síndrome Metabólico. Aproximadamente un 80% de las personas con diabetes tienen este síndrome Las personas con dislipemia tienen un riesgo elevado de enfermedad cardiovascular.

Una regla fácil de recordar es que por cada 1% que aumente su nivel de HDL estará disminuyendo un 1% su riesgo cardiovascular. Así si por ejemplo eleva de 40 a 50 su nivel de HDL entonces habrá conseguido disminuir un 10% su riesgo cardiovascular.

Las cifras de HDL siguen siendo fundamentales incluso cuando sus niveles de colesterol total y de colesterol LDL ya se encuentran dentro de los objetivos

¿Cómo aumentar los niveles de HDL?

•  Reduzca o pierda peso.

Haga ejercicio físico.

Añada algo de proteína de soja a su dieta. Las proteínas de soja contienen unas sustancias que se llaman isoflavonas que elevan los niveles de HDL.

Beba algo de vino tinto si su médico le dice que es saludable para su caso particular. Las uvas que se emplean para la fabricación del vino contienen una sustancia que se llama resveratrol que aumenta los niveles de HDL. Los expertos piensan que esto es una de las causas que explican la paradoja que en países como Francia y España a pesar de unas dietas muy ricas en grasas y de un elevado índice de tabaquismo no exista una elevada incidencia de enfermedades coronarias.

Antes de comenzar a tomar alcohol tiene que asegurarse con su médico o con su farmacéutico que este no entra en conflicto con alguna de sus medicaciones. También hay que tener ciertas precauciones con la hipoglucemias que puede inducir el alcohol hasta bastante horas después de haberlo ingerido.

Deje ya de fumar. Entre los muchos peligros que el habito del tabaco provocan otro menos conocido es que disminuye los niveles de HDL.

Compruebe primero con su médico para asegurarse de que el alcohol no interactúa.

Si todas estas estrategias fallan entonces su médico puede prescribirle alguno de los fármacos que pueden ayudarle a subir los niveles de HDL como son algunos fibratos como el clofibrato o acido nicotínico (este ultimo parece que por fin estará disponible en nuestro país en el año 2005).
  Ramiro Antuña de Alaiz
Unidad de Tratamiento Educativo
volver al índice de cardiodiabetes